dimecres, 19 de novembre de 2008

El Melendi, detenido

¡¡¡¡Han detenido al Melendi!!!! Resulta que pertenecía, ni más ni menos, que a la cúpula de ETA.

Joder, que no era músico ya lo suponíamos, sólo hay que escuchar sus “discos”, pero coño, ¿terrorista? Ahí ETA se puede apuntar un tanto, cómo disimulaba el tío. Bueno, acertados tampoco habían estado en la elección de este dirigente, se ve que sus capacidades cognitivas estaban profundamente diezmadas por los efectos de cierta sustancia psicotrópica en el momento de su detención. Vamos, que poco más y lo tienen que despertar a ostiazos pa poder esposarlo.

A ver, señores de ETA, estaba muy bien pensado eso de meter como dirigente de su banda armada a este personaje público de aparente simplicidad ideológica e intelectual (si quieres esconder algo, mantenlo bien a la vista), pero se les ha ido un poco la mano. Para un cargo así se hace necesario alguien que, como poco, pueda mantenerse sobrio y vigilante la mayor parte del tiempo. Y no ha sido el caso.

Parece ser que al tío, entre bolo y bolo le sobraba tiempo para organizar carnicerías. A mí ya me parecía raro la inhumana tortura a la que nos sometía con sus canciones sin que le hubiéramos hecho nosotros ningún mal. “¿Qué pasará con este tío? ¿De qué rollo va? ¿Le habremos hecho algo en esta u otra vida?”. Claro, seguro que si se ponía a cantar en euskera emanaría de su garganta una suave y armónica voz con la que nos deleitaría hasta el orgasmo auditivo. Pero en castellano, ¡ala! a jodernos los tímpanos. ¡Extremistas reaccionarios!

Bueno, ya podemos estar tranquilos. Lo han metido en la cárcel y no volverá a perpetrar fechorías. Ojala le siguieran unos cuantos que suenan en los 40.